Gestalt, hacia una sintaxis visual

Para esta actividad se emplea como libro base El ojo habla del autor Al Seckel. Se analizan las imágenes llamadas ilusiones ópticas en cada sesión, éstas pertenecen a los ejemplos representativos de las Leyes de la Gestalt, y se presentan a los alumnos a través de la pizarra digital, sin descubrir el título para realizar una primera aproximación e interpretación. La profesora realiza preguntas para centrar la mirada en la ilusión perceptiva como objeto de estudio. Hace reflexionar sobre la observación y posible definición de la imagen, y provoca de esta forma nuevas aportaciones del grupo.

 

Las imágenes seleccionadas para la actividad están constituidas con efectos visuales que provocan la alteración de los procesos ordinarios de percepción. Los alumnos se sorprenden y confunden, al obtener cada uno resultados diferentes porque cada uno mira desde una diferente perspectiva. Como ejemplo trabajado, el dibujo del gato, que esconde un ratón. 

    

Este ejercicio ayuda a focalizar la atención cada vez que perciben una imagen, a mirarla de una forma más analítica, cuestionando cada vez más su enfoque y punto de vista. El proceso ha realizar por los alumnos en el aula se encamina hacia el análisis de la imagen, expresar opiniones, lanzar hipótesis y construir entre todos una afirmación como respuesta. Han aprendido que los mensajes icónicos pueden ser portadores de múltiples significados, definición realizada en la sección de la semiótica visual. 

 

Poisson Rouge

 

Juega con las leyes de la Gestalt

 

Con esta aplicación, también disponible para Android y Apple, se pueden acceder a ejercicios de estimulación perceptual, entre las que destacan una serie de referencias a las leyes de la Gestalt. 


¿Qué son las leyes de la Gestalt? La Escuela de la Gestalt se fundó en 1912 por un grupo de investigadores alemanes emigrados a EEUU. Se desarrolló en el periodo de entreguerras durante el siglo XX. Sus principales representantes fueron los psicólogos: Marx Wertheimer, Edgar Rubin, Kart Koffka, Wolfang Köfler y Kurt Lewin. En 1936 se editó el primer libro de Koffka: Los principios de psicología de la Forma. El texto fue considerado como una obra referencial. 

 

La psicología de la Gestalt estudia la percepción y los experimentos relacionados con dicho campo. Tiene como objetivo la búsqueda de patterns visuales, el análisis del proceso visual del organismo humano y de cómo éste organiza la entrada y salida de mensajes visuales. Pretende descubrir los principios mediante los cuales interpretamos la información sensorial y realizamos la construcción cognitiva de la percepción de las imágenes. Ésta es una teoría fenomenológica, es decir, estudia las experiencias visuales del individuo, las formaliza y postula las leyes en las que se basa la organización perceptiva. Como curiosidad, cabe anotar que el vocablo “Gestalt” se traduce en alemán como totalidad, forma o patrón.

 

Los psicólogos de la Gestalt creyeron que el cerebro crea una experiencia perceptual coherente que va más allá de la simple suma de la información sensorial disponible, y lo hace de manera regular y predecible. Pero el proceso de percepción es complejo y nuestra capacidad de comprensión es limitada, necesitamos más tiempo para procesar la información y entender todos los datos. La función básica del cerebro es articular una coherencia sobre los procesos sensoriales que unen nuestro entorno con el conocimiento. Pero a veces, la percepción juega con nosotros, y es por ello por lo que el cerebro tiene sus limitaciones. 

 

La idea de la forma no la tienen los objetos, es nuestra, nosotros les damos sentido. Por esa razón, en ocasiones recurrimos al juego: ¿qué forma tiene una nube? Cuando realmente, la nube es una nube, y no otro objeto, pero nosotros reelaboramos y transformamos su forma, sirviéndonos de los mapas cognitivos presentados anteriormente con el estudio de Neisser. 

 

Cuando dibujamos en la pizarra, vemos la forma que ha trazado la tiza, porque ha sido pintado sobre un fondo. Una parte importante del proceso perceptual implica que somos capaces de distinguir y separa las figuras del fondo. La figura no existe por sí misma sin un fondo o contexto, lo necesita para que le proporcione sentido y pueda ser comprendida. La figura-fondo concierne a todos nuestro sentidos, no únicamente a la visión. No podemos entender cualquier fenómeno de una forma aislada.

 

La perspectiva de cada individuo cambia la atención hacia la figura y el fondo, no podemos tener un conocimiento holístico, tenemos la necesidad de fragmentar para entender el conjunto de relaciones. Es por ello por lo que Dondis propone la fragmentación de los elementos visuales hasta su más mínima expresión. 

 

Sin embargo, a veces no existen suficientes señales en un patrón que nos permitan distinguir con facilidad una figura de su fondo. En ocasiones, una figura con contornos definidos puede percibirse de dos maneras diferentes, porque no está claro qué parte del estímulo pertenece a la figura y cuál al fondo. 

 

La forma siempre está asociada al contorno, el observador la articula de diversas formas jerarquizando de este modo el material que percibe. El espacio encerrado dentro de los contornos constituye la figura, ésta representaría la zona endotópica, y la zona exotópica sería el fondo, el resto. La concentración que se necesita para percibir la zona endotópica es mayor a la empleada en la exotópica. 

 

Pero las formas de la realidad están amalgamadas unas con otras y son raramente independientes. La percepción subliminal se produce en este caso, cuando la parte del fondo nunca llega a hacerse figura y, por lo tanto, no es susceptible de atención. Sin embargo, el fondo sostiene a la figura, por lo que los elementos del fondo están presentes en la percepción aunque nunca emerjan como figura. 

 

La ley de la buena forma, es la organización de los elementos percibidos de la mejor forma posible, esto incluye el sentido de la perspectiva, volumen, profundidad… El cerebro prefiere las formas integradas, completas y estables. Las formas continuas o simétricas o de gran contraste. 

 

La ley de la pregnancia representa la tendencia a agrupar los estímulos visuales en busca de la forma más sencilla y reconocible. Las formas cerradas y acabadas son más estables visualmente, lo que hace que tendamos a completar las líneas inconexas con la imaginación.

 

En la ley de contraste, la posición relativa de los diferentes elementos incide sobre la atribución de cualidades de los mismos. Un ejemplo de ello, sería el tamaño, como un elemento que se distingue del resto por ser diferente, siempre se encuentra la forma de mayor interés.

 

La ley de la proximidad refleja que los elementos que están relativamente cercanos  se entienden como pertenecientes a una misma forma, la mente tiende a agrupar a aquellos que están a menor distancia y, también, a los que se asemejan cromáticamente. 

 

La ley de la similitud o semejanza define que cuando mayor es la semejanza cualitativa entre procesos desarrollados en el campo visual, tanto mayor será la fuerza cohesiva entre ellos.

En la ley de la buena continuidad, la dirección los elementos que se desplazan en la misma dirección tienden a ser vistos como un grupo o conjunto. Los elementos discontinuos se interpretan como componentes de una misma figura entre sí.

 

La Gestalt afirma que cuantas más formas visuales haya trabajado el sujeto observador, mejor sabrá asociar y distinguir las leyes que forman la imagen. Tanto si se trata de un boceto como de una fotografía, gran parte del control sobre los resultados finales está en la manipulación de los elementos y mecanismos de las técnicas visuales. La observación atenta, hace posible la gradación sutil de estos dispositivos y da lugar al reconocimiento de las leyes de la Gestalt.    

 

Think Invisible

 

 

 

Think Invisible es un proyecto creado por dos diseñadores húngaros Adri Bodor y Mark Szulyovszkym. 

Usando tres círculos y jugando con el positivo y negativo nos presentan fragmentos de una imagen,  nosotros vemos algo que no existe de verdad. Lo reconocemos porque muestran detalles importantes y nuestra mente la completa, así reconocemos los iconos culturales, es decir si tenemos una educación audiovisual previa.
Para trabajar y estudiar las imágenes en tumblr, donde las publican diaramente .